miércoles, marzo 12, 2014

¿Encallados en el Tiempo? Ucrania, Oriente Medio y Cataluña.


Hace semanas que ardo en deseos de charlar con mis amigos de la playa. Los acontecimientos que marcan el ritmo de los días se amontonan desbocados y parece imposible hallar la distancia suficiente para entender mínimamente lo que sucede. Impresiones sin duda subjetivas y que responden al mirar corto de nuestro pequeño mundo en el que vivimos. Mis amigos futurólogos, en cambio, parecen situados en otro tiempo, el más dilatado de los paseos por la playa con el que suelen pasar el día, o al menos parte de él. Supongo que tal debe ser la razón que explica la distancia desde la que miran la actualidad, que para ellos no es más que el tapiz visible del Tiempo, en el que tan claro es ver el pasado como el futuro. Un tapiz que ellos ayudan a tejer en el día a día…

Los encuentro como siempre caminando donde rompen las olas, en dirección al Club Natación Barcelona y el Hotel Vela, y me sumo a su avanzar lento y meditativo. El día es fantástico, con un sol magnífico de primavera y sin pizca de viento, aunque la temperatura del agua del mar es fría.

- Supongo que estaréis muy ocupados con el alud de acontecimientos que nos han traído los periódicos estos últimos días…

- Ocupados e impresionados, pues hacía tiempo que no habíamos visto tales sacudidas…

- Os referís me imagino a lo de Ucrania, ¿verdad?

- Lo de Ucrania y lo de Cataluña, que sigue despertando nuestro interés. Pero también todo el Oriente Medio está viviendo un curioso período de reestructuración que nos tiene muy ocupados, al ver allí indicios de movimientos que parecen buscar nuevas direcciones, a pesar de las grandes dificultades que existen para que ello ocurra.

- ¿A qué te refieres?

Como siempre en los últimos meses, es Mercadal, el médico astrólogo, el que responde a mis preguntas, al estar Bastides inmerso en un mutismo que su compañero de playa califica de “visionario”, previo por lo visto a inminentes emergencias anticipatorias.

- Fíjate que Siria ha entrado en un punto muerto, que no lo es en verdad, pues por dentro las cosas no cesan de moverse, pero que en absoluto responde al guión que existía para esta crisis, consistente en una rápida derrota del régimen de los Assad. Otro dato relevante: en Líbano se ha llegado a formar gobierno, a pesar de la lluvia de atentados que cae en aquel desdichado país. ¡Algo insólito! Lo que significa que las cabezas se mantienen frías y serenas, y que habla de una determinación del bando sirio-chiita-iraní de gran calado. Son destellos fugaces del futuro de esta región los que surgen en estos momentos, y ojalá sean lo suficientemente potentes para que marquen algunos de los surcos del devenir, que no es otro que indicar al mundo los caminos del vivir plural que la zona encarna. Por eso siempre hemos considerado al Líbano como ese gran laboratorio donde se están forjando las herramientas del futuro político del mundo, allí donde las diferencias más radicales han aprendido a soportarse para, al cabo, llegar a entenderse, aunque aún les falta mucho para llegar aquí, desde luego…

- Pero la guerra en Siria no tiene tregua…

- ¡Una enorme desgracia! Fíjate que allí alguien quiso descongelar aquel país que la larga dictadura de los Assad había mantenido en estado de nieves perpetuas. Algún aprendiz de brujo, me dirás. Y es verdad. Pero por otra parte, con las velocidades que el tiempo está tomando en este siglo, ¿cómo se podía mantener semejante anquilosamiento? Imposible.

- Tienes razón en lo que dices. Visité Siria hace unos años, y me asombró el enorme control del gobierno sobre la sociedad, que parecía parada en el tiempo, aunque inquieta…

- De ahí el gran fallo y la gran responsabilidad histórica que deberá llevar sobre sus hombros el último Assad, al no haber comprendido que los tiempos ya no estaban para echarse en la tumbona sino que había que empezar a descongelar el país con arte y con paciencia, algo quizás en su día posible aunque muy difícil, dados los tirones del entorno. Los resultados de su pereza están a la vista: la fragmentación absoluta del país. Pero cuando lo que te rodea es puro campo de batalla, es muy difícil mantener la mente clara. De todas formas, la fragmentación es el destino de estos pueblos. Israel piensa que dividir es vencer, y también lo piensan los fanáticos sunitas del Golfo que han financiado estas guerras, pero el futuro de la región es precisamente su rica fragmentación. Que se maten entre si no es lo ideal, desde luego, pero es el camino hacia la multiplicidad consentida. 

- Es el problema de tantos países árabes de la región, que no han sabido evolucionar hacia democracias.

- Por eso es tan importante el acuerdo del gobierno del Líbano. Es evidente que no podemos hablar de una democracia en un sentido estricto y europeo de la palabra, pero llegar a acuerdos es la base de todo sistema democrático. Y eso es lo que llevan haciendo los líderes libaneses desde que acabaron con su larga guerra civil. Un parlamento, el suyo, en el que se sientan los mismos que había antes de la guerra y los mismos que se estuvieron matando durante la misma. ¿No es extraordinario?

Me cuesta entender su lógica pero debo reconocer que es cierto lo que dice: Líbano es un país diminuto donde los distintos pueblos, culturas y religiones que lo habitan deben ponerse de acuerdo para convivir en él. 

- Lo de Ucrania es algo que nos ha cogido a todos por sorpresa. O al menos a unos cuantos. Son estas bombas de relojería que se sabe que están ahí, que todos piensan poder controlar y que cuando menos te lo esperas, te explotan en la cara. Conflictos geoestratégicos clásicos, se dirá. Y es cierto. Pero fíjate en qué ha quedado el asunto: en un problema de cómo manejar la diversidad. Una diversidad muy compleja propia de un país limítrofe, que es donde puede haber más desgarros. Ni lo supieron hacer los antiguos gobernantes, ni parece que los actuales vayan a saber tratar las diferencias, con esta medida de sacar el ruso de lengua cooficial… 

- Yo creo que ha sido un claro choque de imperios: Europa y Rusia, que una vez más chocan entre sí, ¿no te parece?

- Tienes razón. Pero mientras Rusia sí se cree imperio y quiere seguir siéndolo a la manera tradicional, es decir, desde un poder central fuerte y altamente militarizado, Europa finge no serlo. Y en verdad no lo es en un sentido antiguo de la palabra, pues al ser una aglomeración de países, lo que manda en ella es el acuerdo, a pesar de que en los acuerdos mande Alemania. Europa necesita sobre todo inteligencia estratégica, en el sentido de saber muy bien lo que es y comprender que su misión en el mundo es “llegar a acuerdos”, pues tal es su función y su característica principal. Y es en los acuerdos donde reside su fuerza. De ahí que Alemania de momento es quién mejor ha sabido responder al desafío ruso. En vez de sacar los sables y preparar los fusiles, Merkel ha cogido el teléfono para dar un rapapolvo a Putin y a Obama. Los poderes militares se ríen de los teléfonos, pero a la larga, esos son los que salen ganando. La palabra hoy manda en el mundo, y quién todavía no lo ha visto, es que vive en el pasado. 

¡Caramba!, me digo ante los comentarios tan rotundos de Mercadal. Pocas veces lo he visto hablar con tanta contundencia. 

- Pero no hagas mucho caso a mis palabras, Rumbau. Piensa que nosotros vivimos más en el futuro que en el presente, y por eso tantas veces nos sorprenden arcaísmos que consideramos pasados de rosca, como es este delirio de querer controlar países como se hacía antes por la fuerza de las armas. Lo que nosotros vemos es que los poderes seguirán siendo tan fuertes como ahora y aún mucho más, si me apuras, pero con instrumentos de dominio más sutiles e indirectos. La palabra, los acuerdos y los números van a ser determinantes. Manejar la palabra, te parecerá absurdo a fecha de hoy, en que nadie sabe hablar, pero ahí está uno de los secretos del futuro. Hoy vivimos el guirigay de las emociones desatadas, que se venden muy bien en los mercados humanos, pero lo que se acaba imponiendo es la idea que se transmite a través de la palabra y de los números. Ideas nuevas y operativas, eso es lo que importa, nuevos sistemas operativos de la convivencia, que deben basarse en el caos y en el jolgorio de las contradicciones. Cuando se vive en un puro nudo gordiano, no tiene sentido el gesto de Alejandro: por mucho que uses la espada, el nudo persiste, pues lo llena todo. De ahí el error estratégico de Putin, si insiste en las viejas fórmulas…

- Pero mientras se van comprendiendo estas realidades, los ejércitos avanzan y ya han ocupado Crimea…

- Este es otro tema. Lo de Crimea estaba cantado. Y no creo que haya vuelta atrás. La única solución es dialogar con Rusia y dar a entender a sus gobernantes que o pasan por el tubo de la diplomacia alemana, quiero decir, europea, o acabarán pegándose tiros por la culata. Aunque pretender arrebatar Crimea a los rusos, me parece una insensatez. Ahí han fallado mucho los analistas del asunto. De todas formas, a la larga, el futuro de la región está claro: fronteras abiertas, acuerdos comerciales, nacionalidades dobles y triples… Esta es la civilización europea. Aunque las regresiones siempre están a la vuelta de la esquina y las calenturas emocionales gustan mucho de los conflictos bélicos. 

- Hablando de calenturas emocionales, ¿cómo estáis viendo el proceso catalán?

- Por suerte, lo veo frío. Quiero decir, que no hay arrebatamientos ni aspavientos nacionalistas demasiado visibles. Y esto es bueno para todos. 

- Tienes razón. Con todo lo que se ha dicho y publicado contra el llamado soberanismo, las reacciones han sido escasas y más bien frías. 

- Esto debe molestar a las élites españolistas de Madrid, que esperan las calenturas catalanas de las que tanto habló en su día Gaziel. Por eso es tan citado por unos y otros: los de Madrid, para ver si citándolo consiguen calentar de una vez a los catalanes y así se acaba el asunto. Y los de Barcelona, para aprender algo de lo que dijo aquel sabio periodista y mantener la mente fría. 

- De todas formas, ahora que se acerca Sant Jordi, ya se está hablando de movilizaciones. Y ha habido también manifestaciones por el tema de la lengua en la educación…

- Lógico, y por el momento, nada del otro mundo. Debo decir que el asunto catalán nos tiene muy ocupados y sorprendidos, incluso diría que se está convirtiendo en una especie de misterio que tiene a todos los observadores, de aquí y de afuera, en ascuas, pues nadie sabe a qué atenerse. De ahí el interés que despierta, pues si fuera un asunto claro, se le habría dado por zanjado desde hace tiempo. 

- ¿Qué quieres decir con eso de que es un misterio…?

- Parece claro y definitivo que una Cataluña independiente quedaría fuera de la UE. A esta conclusión han llegado todos los entendidos y mandamases locales y europeos. Pero si a pesar de ello, la mayoría de la población persiste en sus trece y vota independencia, la situación que resulta es harto complicada. Claro que se va a impedir la votación, pero no veo muy bien cómo se podrá prohibir que la gente vote sobre un tema que les atañe, aunque sea sólo para saber lo que se piensa. La legitimidad democrática es clara, y eso lo asumen también en Europa. Como también lo es la legitimidad del bando centralista, que se basa en la Constitución y en las votaciones en las Cortes. Dos legitimidades que se oponen pero ambas democráticas, desde el punto de vista de los procedimientos, pues en ambas pesan los votos. Junto a los votos, las razones. Cada lado con las suyas. De algún modo, la apuesta catalana tiene un objetivo claro: su pronunciamiento pide que Cataluña sea considerada como un sujeto político autónomo. Creo que es una conquista que en cierta medida ya se está logrando, aunque requiere formalización, lo que debería hacer una nueva Constitución abierta a cambios en el mapa político. Es decir, el asunto requiere negociación y acuerdos de cambio constitucional. Abrir las puertas a una verdadera descentralización del Estado. Y ahí es donde se rebelan las élites madrileñas, que ven cómo se les escapan las gallinas de oro de las que han chupado siempre. Pues una España verdaderamente descentralizada dejaría de ser España y acabaría convirtiéndose en lo que siempre nosotros hemos anticipado, la FEAA, la Federación Española de Autonomías Auto-determinadas. Es decir, España dejaría de ser sujeto para convertirse en adjetivo. Algo importantísimo para el conjunto, pues la marca española sigue vendiendo en el campo turístico, y nadie va a tirar por la borda este activo. ¿Significa eso que la Monarquía está condenada? Lo dudo mucho. Creo que los españoles, en su nuevo estado de liberación de las partes y por sus reconocidas inclinaciones folcloristas, gustarán tener a una corona que aglutine al conjunto, el cual necesitará obvias coordinaciones, con sus parlamentos y otras cámaras de representación política y popular. 

- Todo eso me suena a ciencia ficción, Mercadal, ya sabes lo que pienso sobre la FEAA…

- Y quizás tengas razón, pues el futuro no siempre aparece claro y son posibles los errores. Pero tanto Bastides como yo nos hemos anticipado al tiempo y ésta es sin duda una de las líneas más claras de evolución que aparece a nuestros ojos. Concuerda sobretodo con la tendencia dominante a la fragmentación que vemos por doquier, así como con el gran reto que a todas luces espera a nuestra especie: encontrar los sistemas operativos capaces de regular la convivencia de las partes con el todo, sin que el todo se coma las partes sin que las partes se maten entre sí y se coman al todo. Por eso se empiezan a ver laboratorios naturales por doquier donde tales cuestiones se plantean. El Líbano ha sido siempre y lo seguirá siendo el perfecto laboratorio donde la multiplicidad en oposición radical aprende a convivir. Europa lo ha sido históricamente, lo es ahora también y lo seguirá siendo. Otro pequeño laboratorio, más folclorista si quieres, es la Península Ibérica y España en concreto. Y lo que más nos anima a ver un futuro espléndido en cuanto a desmembración del conjunto con una rápida recomposición de las partes en un nuevo todo fragmentado, es la gran vocación turística que tiene nuestro país. Ya sabes que el turismo es nuestra principal industria. Pero fíjate: para que realmente cada comunidad, región o ciudad pueda alcanzar su cénit y cantar su do de pecho en materia turística, nada mejor que auto-determinarse y competir todos contra todos. Una competición que requiere coordinación y retroalimentación, pues nuestra pertenencia a Europa nos obliga a ello. 

- Caramba, Mercadal, veo que lo tienes muy claro…

- Hace tiempo que lo tenemos claro, aunque es lógico que el día a día nos traiga modificaciones y nuevos ángulos de vista, todos ellos sumamente interesantes, por supuesto. Pero las líneas maestras están trazadas. Una sorpresa fue ver cómo Cataluña tomaba la delantera y se avanzaba a tomar la plaza número uno donde veíamos a otras comunidades. Para nosotros ha sido como si la historia cogiera un atajo, conectándose al futuro con mucha antelación. Por eso es tan arriesgada la jugada catalana: se avanza en el tiempo para poner su pica de Flandes donde todavía nadie la ha puesto, y sin que las condiciones estén lo suficientemente maduras. Pero ¿cuándo llegarán a estarlo?... En este sentido, el acontecer es una página en blanco en la que cualquiera es libre de proponer su escritura, y si los catalanes han decidido tirar por ahí, pues a ver qué pasa. 

- Por lo que llego a entender, no veis tanto una Cataluña independiente como una Cataluña con un nuevo estatus y distintamente coordinada con España…

- Creo que esto es lo más lógico, y sería a lo más que pueden esperar los del “proceso”. Primero, porque nadie quiere salir de la UE, y segundo, porque la razón práctica indica que es la mejor solución. Siempre habrá otras razones más de tipo absoluto y de máximos, pero nunca alcanzarán la mayoría social del voto. En cambio, un nuevo encaje desde una posición reconocida de sujeto, arrasaría en las urnas. Por cierto, que tampoco lo verían tan mal el resto de los españoles, si se les explicara y dejara votar. Y, por otra parte, sería el primer paso para la realización paulatina de la FEAA, previa desmembración de las partes. ¿No lo crees así, Bastides?

El interpelado, que a lo largo del paseo no había abierto boca, nos miró aturdido, sin entender muy bien la pregunta. Sus ojos estaban en otro lugar, de ello no cabía duda. Quizás veía los futuros impensables de la FEAA en sus posibles evoluciones y gozaba de las originalísimas ideas que las nuevas autonomías auto-determinadas irán inventando para atraer a más y más turistas… No quisimos interrumpir sus visiones, y seguimos, Mercadal y yo, caminando, ahora en dirección contraria al Hotel Vela, con los pies donde rompen las olas del mar y las miradas puestas en el horizonte.


1 comentario:

rosy123 dijo...

Vraiment sympa ce site web
voyance gratuite en ligne