martes, marzo 28, 2006

Elogio del burro

Me refiero al animal. Creo que, junto al perro, el burro es el animal tradicionalmente más amigo de los humanos. Estoy seguro de que la historia nos confirmaría esta afirmación, pues menos en América, encontramos al burro en todas las viejas culturas del mundo, tanto las más antiguas como las que todavía se mantienen a flote en la actualidad. Antes del caballo, estaba el burro, animal fuerte y seguro, algo terco y cabezudo, es verdad, lo que sin duda le confiere mayor personalidad.

Es curioso que al burro no lo hemos mitificado, a diferencia del caballo, que para nosotros simboliza la fuerza bruta del instinto sublimada. Retratar al caballero montado en su noble caballo alzándose sobre sus patas de atrás, ha sido una constante en la Historia del Arte, perfecta ilustración de la dualidad hombre/bestia, tan amada de los barrocos, cuya intención básica era la de ensalzar la naturaleza humana, lo que explica que los reyes y los grandes aristócratas se hayan retratado todos o casi todos en esa posición. El caballo aparece, pues, siempre pegado al hombre, como un complemento salvaje pero noble del que nos orgullecemos de haber domado. En este sentido, no hay duda que el caballo ocupa un lugar destacado en el palmarés de los animales amigos de la Humanidad. Y sin embargo, y tal como veremos al compararlo con el burro, esta simbiosis del caballo con el hombre le quita personalidad y, desde luego, autonomía. Son muy bonitos, pero porque nosotros proyectamos en ellos toda la fuerza y la nobleza que nos gustaría tener pero de la que por desgracia carecemos.

Todo lo contrario del burro. En él no proyectamos fantasías sino realidades: las oscuridades de nuestro carácter, la terquedad que nos define como especie, el egoísmo del que somos hijos, y la idiotez que tanto nos caracteriza. Se entiende que tradicionalmente se haya tratado tan mal al burro: espejo de nuestra sombra, nos vemos a nosotros mismos tal como no nos queremos ver, y por ello, bastón y estacazo. Pobre asno, válvula de escape de nuestros complejos y auto-odios. Y no sólo lo dicen los cuentos. Esto lo he visto yo en países dónde todavía se lo usa como animal de carga: recibiendo palos a mansalva, atados de una pata a un árbol, o con las dos patas de atrás sujetas por unas cuerdas a modo de argollas, o una de adelante atada con la de atrás, etc.

Pero también es verdad que junto al mal trato, ha coexistido siempre un curioso apego al burro, fiel compañero de viejas culturas, que tanto nos ha ayudado en nuestros traslados y transhumancias, y en el día a día del campo y los cultivos. Hay mil anécdotas, cuentos e historietas que hablan de este amor singular de los humanos con el burro, un amor muy distinto al del perro (mucho más emotivo y dependiente éste, incluso a veces demasiado sentimental) o al del gato (al que sólo la modernidad ha dado categoría de verdadero amigo) o al del caballo (que, como hemos dicho, se basa más en la admiración y el orgullo de identificarse con su fuerza). El amor burro-hombre es un amor adulto y profundamente moderno, que parte del respeto de la doble individualidad, pues ambos saben muy bien que el otro tiene su carácter y que hay que respetarlo. Se miran con confianza pero siempre con un velo de desconfianza, al comprender los dos que el interés a veces prima por encima del amor: el uno para haraganear y comer sus zanahorrias, y el otro para llevar cargas de un lugar al otro, o para hacer girar la noria todo el santo día. No hay pues engaños sino pacto, guardando cada uno su independencia.

Es lógico que, en un ambiente rural, dónde lo que más importa es el día a día del plato de garbanzos, estas consideraciones sobre el burro interesen poco. Pero en un ambiente urbano, y desde la perspectiva que nos dan la Historia y los siglos, creo que tendríamos que atrevernos a reivindicar al burro como el futuro animal de compañía de la especie humana. Para ser concretos, resumiré las razones en los ocho siguientes argumentos:

1- a diferencia del perro, al que consideramos como un animal de raza menor aunque muy amigo nuestro, el burro es un animal noble, de una presencia impactante, elegante a su manera, lo que nos permite efectos de proyección más poderosos que los del perro;

2- ya antes lo hemos diferenciado suficientemente del caballo, pero es importante indicar que su tamaño más chico lo hace más “humano”, más cercano a nosotros, está, digamos, “más a nuestra altura”;

3- en este sentido, sería una buena idea proponer a los pintores imágenes de caballeros montados en burros: seguro que del tono romántico e idealizado de la dualidad hombre/bestia de los cuadros de Rubens y Tiziano, pasaríamos a un tono mucho más interesante de tipo psicológico y realista de las mismas dualidades;

4- muy importante insistir en que el burro sólo admite proyecciones de “realidades” y no de “fantasías”. Nos conecta pues con lo real, con el suelo que pisamos, no con ideales ni mistificaciones;

5- efecto vacuna o de neutralización: deriva del punto anterior. Al tenerlo como animal de compañía, nos vemos siempre reflejados en su rostro, lo que nos vacuna a diario de los delirios de grandeza y otras enfermedades similares;

6- es un animal simpático, exótico y divertido, uno nunca se cansa de mirarlo, pues parece patoso y eso le da un aire juguetón aunque a veces es demasiado caprichoso. En este sentido, es muy importante educarlo bien en lo de las coces;

7- el rebuzno es una auténtica delicia dotada de una originalidad apabullante, pues no hay nada que sorprenda más al urbano que oir como el asno arranca a rebuznar. Lo hace con arte y donaire pero, a diferencia del perro que puede llegar a ponerse muy pesado cuando se obsesiona en ladrar horas y horas, el burro es muy comedido en su rebuznar: Lo hace pocas veces al día y en general a horas fijas, lo que le otorga una cualidad añadida de marcador del tiempo. Respecto a la calidad del rebuzno, yo lo definiría como un canto que parece salirle del alma, a causa del esfuerzo que se le supone, algo así como un grito desgarrado que arranca de las entrañas, muy a lo flamenco. En este sentido, si alguna vez se consiguiera que los burros rebuznaran en concierto, siguiendo las indicaciones de algún director o maestro cantor, con el acompañamiento tal vez de alguna guitarra, los resultados podrían ser realmente espectaculares, aunque muy sui generis, eso si.

8- la otra gran ventaja del burro respecto al perro, visto como animal de compañía, es que, además de simbolizar una amistad basada en el respeto y en la independencia de cada uno, el burro es también animal de carga y de transporte. Es decir, nos hace compañía, nos sorprende y nos distrae, pero permite además desplazarnos de un sitio para otro, o llevar nuestros bultos en sus espaldas. Esto, que puede parecer baladí y hasta una excentricidad a los urbanitas actuales, puede que un día llegue a ser de un interés supino, obligados como estaremos, tarde o temprano, a desprendernos de nuestros carricoches con sus motores a combustión. Sí, ya sé que todo el mundo habla de los coches eléctricos o de coches a energía solar o de otras cosas aún más raras y avanzadas (que si alas en los pies, motorcitos en la espalda...), pero cuando la realidad nos obligue de verdad a bajar de la higuera y a morder el polvo, quizás entonces veremos al burro como la solución. Tal vez no la mejor, pero sí la más humana y la más amiga.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Señor Rumbau,
ha dado en el clavo con este texto. El burro es una solución, por no decir "la" solución. Una ciudad en la que en vez de coches veamos burros sería una maravilla, aunque acústicamente tal vez no ganáramos tanto. Pero es verdad lo que dice de la regularidad de su canto, lo que nos daría no pocas horas de descanso. Me imagino perfectamente los parkings actuales dedicados a abrevaderos de asnos. Lo que si es seguro que la ciudad que primero acoja este moderno sistema de transporte interior, será motivo de envidia, admiración y curiosidad en todo el mundo. Una publicidad fantástica, vaya, para el turismo. ¿Por qué no imaginarnos Barcelona como la escogida? Junto a la imagen de la Sagrada Familia y algún otro edificio de Gaudí, podríamos añadir la de un burro. ¡Sería una campanada fenomenal! Respecto al tema de la limpieza, daría trabajo a mucha gente, recuperándose el noble oficio del Barrendero, que adquiriría una categoría superior a la que tiene actualmente. En fin, lo vea por dónde lo vea, todo son ventajas. Enhorabuena por su idea, desde luego la secundo y la pienso defender vaya dónde vaya y en cuántos foros participe. Atentamente suyo
Caetano Silvestre

Anónimo dijo...

¡Ay! Cuánta razón tiene en todo lo que comenta sobre el burro. Y en lo del amor al hombre… Quizás no conozca la historia de aquel sujeto a quién conocí en tiempos de milicia y al que llamábamos “El Málaga”, mayormente porque había nacido en sus aledaños. Este hombre, que a pesar de su simiesca figura, no dejaba de ser humano, presumía de haber tenido relaciones íntimas con su burra en las intimidades de la cuadra de su misma casa. Comentaba con añoranza, y hasta con alguna lagrimita, que no había nada en la vida tan agradable, confortable y calentito como meterla en semejante sitio. Yo no sabría decirle si las burras rebuznan o eso compete sólo a los machos, pero puedo imaginar los rebuznos de alegría que daría tan festejada bestia cada vez que prestase sus más íntimos encantos a aquel joven enamorado, y lo que llegaría a despistar a los buenos habitantes del lugar que no sabrían como interpretar el desajuste en el horario previsto.

Toni Rumbau dijo...

Su comentario, querido Usuario Anónimo, confirma mi tesis sobre las posibilidades del burro como gran amigo del hombre. La verdad es que en mi texto no había pensado en tales extremos, pero todo es posible en la viña del señor, como suele decirse. Su caso creo que era bastante frecuente en épocas antiguas. En efecto, la humanidad del burro es grande, un ejemplo claro es Sancho Panza y su excelente relación con el rucio que le acompaña: hay aquí un repertorio de frases y situaciones muy interesantes a descubrir por los amigos del burro. Bueno, le agradezco su comentario y tomo nota de ello. Le saluda muy cordialmente
T.R.

Anónimo dijo...

Don Rumbau, muy interesante su aportación al ensalce y reconocimiento de este espléndido animal. Me permito añadir unas consideraciones acerca de el burro más famoso del teatro catalán ( no, no es el que usted y yo estamos pensando) se trata del asno del Jeremies dels Pastorets: que delicia de rebuzno, que manera de tirar de la cuerda, que esfuerzos tiene que hacer el tartamudo actor de la famosísma obra de Folch i Torres. Estoy completamente seguro que esta estampa bucólica que desde pequeños hemos visto en los teatros de los centros parroquiales ha infuido en la mentalidad de los señores de esquerra republicana.Ha infuido tanto su noble rebequería que lo han adoptado como ícono y lo lucen orgullosos en los traseros de sus autos. Esta reflexión me lleva a una transposición política de esta obra capital del teatro catalán, dónde Jeremies es cómo no Carod Rovira( no tartamudea per duda cada vez que se acerca una r) Satanás el bigotudo de Aznar, lucifer su intendente en Catalunya sr. Piqué, la bella Isabeló la dejaríamos para la señora Mayol, y cómo no el duo de protagonistas le va que ni pintado a Maragall y al señor Mas ( quién LLuquet y quién Rovelló, tengo mis dudas, pero me inclino más en Maragall en el rol de rovelló) Y para dirigir tan tamaño disparate propongo al señor Boadella, que almenos será capaz de limar de asperezas nacionalistas de tan disparatado Gran Guiñol.

Toni Rumbau dijo...

Veo, querido Usuario Anónimo, que ha sacado partido a la capacidad metafórica de la figura del burro. Creo que éste es una de sus mayores cualidades –aparte de las ya mencionadas en el texto. Es curiosa, en efecto, la apropiación que el nacionalismo catalán ha hecho de este noble animal: la verdad es que cuando escribí mi Elogio del Burro, ni me acordé de esta campaña con sus etiquetas automovilísticas. Si hubiera nacido como una simple y sincera reivindicación de este animal, me hubiera sumado a la misma con entusiasmo, incluso no me importaría que el Parlament de Cataluña decidiera poner al burro perpetuamente en la señera, como un homenaje y señal de amor hacia este animal, cosa que llenaría de admiración a las demás regiones y naciones del mundo entero, que seguramente lo verían como una originalidad daliniana de esas geniales que solemos tener los catalanes, y que atraería a no pocos curiosos y a muchos turistas del mundo entero, ansiosos de conocer al que pronto sería llamado como “el país de los burros”. (En este sentido, utilizar las banderas nacionales como depositarias de mensajes publicitarios me parece que sería una idea de gran utilidad y muy relativizadora de las pasiones nacionales que suelen despertar estos trapos de colores. Si se hace con los jugadores de fútbol, ¿porqué no con las Senyeras?). Pero por desgracia no se ha seguido esta vía, verdaderamente interesante y original, sino que se ha utilizado al pobre burro para una campaña antitaurina, a base de pegatines engachadas... ¡en los culos de los coches! Una falta de decoro para los que somos aficionados a la Corrida y al burro. En fin, cosas peores se han visto... Cordialmente
T.R.