miércoles, junio 15, 2011

La dignidad en juego


Aprovecho que estoy en Barcelona para debatir con mis amigos de la playa los temas de actualidad, que son mucho y candentes. Hoy mismo los gobiernos europeus debaten sobre Grecia casi “a corazón abierto”, mientras en las calles, el movimiento de los “indignados” se refuerza y se concentra alrededor del Parque de la Ciudadela, con la intención de boicotear la sesión del Parlamento de Cataluña de mañana. Se nota la incomodidad de los políticos hacia esta ola de protestas, que no saben como encajar, o mejor dicho, como ocultar a la ciudadanía. Dice Bastides, muy sensible al tema de la calle:

Los mossos activando la protesta
- Mira, Rumbau, la gente sonríe cuando oye hablar de los “indignados” y lo comprendo, pues la palabra se las trae, pero creo que han dado en el clavo en algo esencial: situar el tema de la “dignidad” en el centro del debate político. Aquí sí que hay un enorme acierto, pues los atropellos de la actual crisis, que son los atropellos creados por bancos, financieros y políticos, inciden directamente en el corazón de los ciudadanos, es decir, en su dignidad. Desde este punto de vista, la denominación es intachable.

Mercadal afirma con la cabeza y añade:

- También han acertado en pulsar resortes emocionales profundos, como es apelar a la indignación ante el cinismo descarado de políticos y banqueros, es decir, denunciar su “indignidad”, y de paso, reivindicar la dignidad del derecho básico de supervivencia. Fíjate como los estados, con la excusa de la crisis, están vendiendo empresas, servicios básicos y propiedades de terrenos, que pasan de manos colectivas a manos privadas cada vez más minoritarias y distantes, con lo que están dejando sin base real de riqueza alguna y en quebranto a las personas de a pie. ¡Incluso los bosques quieren privatizar en Inglaterra! Luego serán los parques, los paseos, hasta acabar con las mismas calles y los alcantarillados. Un despojo planificado cuyas consecuencias son dejar sin defensas y en estado de absoluta debilidad y dependencia al ciudadano normal, es decir, a la gran mayoría de la población. ¿No es eso atentar íntimamente contra su supervivencia?

- Pero de alguna manera, siempre fue así. En la época de la monarquía, todo era del Rey o de los señores feudales, y sólo en los últimos siglos las nuevas clases burguesas se atrevieron a disputar la propiedad a los aristócratas.

- Cierto, pero fíjate que cuando la tierra era del Rey, pertenecía también al pueblo, pues en cierto modo éste encarnaba a la colectividad. Hoy, a los grandes multimillonarios nadie los conoce y desde luego, no representan a nadie más que a si mismos.

Bastides, muy circunspecto, dice:

- En verdad, en verdad os digo, que vamos directamente a un gobierno oligárquico descarado. El triunfo de las políticas de derechas en toda Europa así lo indica. Y los únicos que por el momento se han opuesto a esta tendencia aparentemente imparable son los chicos de la indignación.

- ¿Pero acaso creéis que estos movimientos básicamente juveniles y sin dirección clara podrán detener esta ola imparable de oligarquismo? –les pregunto. Bastides, que parece tener ideas propias al respecto, responde:

- El escepticismo es grande, desde luego, pero sorpresas aún más increíbles nos ha dado la Historia. Y no hay que olvidar que en estos momentos, el escepticismo es el arma principal de los partidos políticos, que ven asustados las orejas del lobo. Piensa, Rumbau, que vivimos una época imparable de cambios, los cuales se han subido a una espiral que se eleva en progresión geométrica no se sabe hacia dónde. Lo malo es que puede llevarnos al desastre, por supuesto, y los cálculos probabilísticos se inclinan por el pesimismo, pero tampoco las matemáticas son fiables aquí. ¿Qué sabemos sobre la capacidad de resistencia de los humanos? Muy poco. ¿Acaso no nos hemos rebelado siempre ante la esclavitud? Tiempo al tiempo, y dejemos que el sano instinto de supervivencia más unos gramos de optimismo emerjan en el momento propicio.

Dice Mercadal, siempre atento a las palabras de su amigo futurólogo:

- Dices bien, Bastides, y sólo me gustaría añadir que noto a faltar un énfasis en los impulsos interseccionistas que a estas alturas deberían ya estar en el centro de las discusiones. Lo digo pensando en estas grandes olas de cambio, cuya longitud de onda es larga pero con escasa fuerza cíclica y no sé si mucha constancia.

Debo aclarar aquí que mis dos amigos han postulado (en su libro “El Futur de Catalunya i la Colla de la Platja”, publicado en Arola Editores) un movimiento llamado Interseccionismo, que nacería más o menos a finales del siglo XXI, a raíz de ingentes crisis mundiales.

- El interseccionismo ya está entre nosotros, sólo que nadie lo ha formulado aún. En cuanto se establezca como algo normal y positivo, empezará a dar sus frutos. Pero por ahora, todavía la diferencia y el cruce de lo antagónico es visto como problema, de modo que hay que tener paciencia.

Entretanto, y mientras escribo estas líneas, parece ser que los diputados han conseguido entrar en la cámara catalana, pero entre abucheos y con algún zarpazo de los indignados. Cómo se ve, los ánimos están caldeados. Desde luego, han sabido meter el dedo en el ojo de los políticos, pues no hay nada que moleste más a éstos que verse acosados por los jóvenes, sobretodo si representan a una amplia mayoría y actúan sin violencia explícita. Ante el acoso, los políticos más cínicos se reforzarán en sus posiciones cínicas. Los que aún creen en la política, tal vez empiecen a pensar que alguna cosa habrá que cambiar. Atrapados entre la calle y la desfachatez de sus dueños (banqueros y oligarcas), lo tienen complicado.

Intentaré ver hoy también a mis amigos en la playa y seguir comentando la actualidad.

No hay comentarios: