lunes, mayo 04, 2009

El último Contador de Historias de Damasco

¿Contadores de Historias en el estilo tradicional? Pues sí, todavía existen en algunos países. Al menos en Damasco, la capital siria, dónde tuve la ocasión de viajar recientemente invitado por el Instituto Cervantes de Damasco. Su director, Pablo Martín Asuero, persona con una sólida formación en historia (ha publicado varios libros sobre Oriente Medio), fue el introductor de este encuentro.

Buen conocedor de mi interés por las artes de la palabra y de la imaginación, el mismo día de nuestra llegada nos llevó al café que hay detrás de la esplendorosa mezquita de los Omeyas dónde cada día, después de la oración de la tarde, interviene el señor Rashid Al Halak Abo Shadi, el último Hakaoati o Contador de Historias de Damasco.

(Pablo Martin Asuero, el señor Abo Shadi y Octavi Rumbau)

Sorprende de entrada la misma factura del café, de un kitsch hipérbolico y maravilloso, con la inaudita presencia de multitud de pajaritos cantarines encerrados en sus jaulas que deleitan a los parroquianos con sus subidísimos trinos. Todo ello en medio de una atmósfera cargada del humo de los narguilés y rodeados de imágenes y cuadros de todas las épocas y estilos inimaginables.

En el centro, apoyado en la pared, un asiento elevado de madera pulcramente trabajada, con una mesita para el cenicero y el vaso de agua, y otra de bronce para descargar en ella los golpes de espada, espera al Hakaoati que la ocupará. Cuando llegamos, el señor Abo Shadi fumaba tranquilo sus cigarrillos esperando la hora de empezar la función. Con él nos sentamos, pues Pablo lo conocía por haberlo contratado en anteriores ocasones para actuar en el Centro. Supe así que su hijo es uno de los pocos titiriteros de Damasco que se dedica al Karakoz, el teatro de sombras turco que solía representarse en los cafés de las principales capitales otomanas y que algunos esforzados marionetistas mantienen en vida. Tras intercambiar cordiales palabras, y no después de pedirnos unos narguilés para pasar la tarde, ermpezó su actuación.

Con la ayuda de un libro manuscrito que sostiene con una mano, el Contador de Historias va desgranando un episodio de la antigua épica árabe, que relata con gestos enfáticos y precisos, acompañándose de un sable con el que se dirige al público, con signos amenazadores unas veces, o con ruidosos golpes sobre la mesita de bronce, que sirve para galvanizar (y despertar) a la audiencia en los pasajes más dramáticos.

Aún sin entender un ápice de lo que decía, me dejé llevar por la vehemencia estudiada y medida del señor Abo Shadi, siempre repleta de ironía como sus ojos chispeantes delataban, al dirigirse sobretodo a los parroquianos habituales, con los que compartía secretas historias domésticas. Los extranjeros, la mayoría del público, seguíamos hechizados las palabras y los gestos de aquel hombre que encarnaba uno de los oficios más antiguos del mundo, anterior incluso al de los títeres, pues siempre se ha dicho que contar historias es la primera de las manifestaciones consideradas como propiamente humana.

(Columnas del Templo de Júpiter, en la entrada del Zook)

Aquel contacto con la tradición fue el primero de los encontronazos que tuvimos de realidades solapadas en el tiempo, tan propio en una ciudad como Damasco, considerada como una de las más viejas del mundo (con restos documentados del tercer milenio antes de Cristo). Cuatro son las capas más evidentes: la ciudad romana, la árabe medieval de los Omeyas, la otomana y la actual. Estas capas se cruzan constantemente a cada paso, pero dónde más sobresale la intersección es allá dónde termina la arteria principal del Zook: las imponentes columnas del Templo romano de Júpiter, construído sobre un primitivo templo arameo del siglo IX antes de Cristo, se levantan majestuosas ante la entrada de la Mezquita de los Omeyas construída a su vez sobre una primera Basílica cristiana. Debajo de aquel vaivén de épocas que se cruzan, se instalan los vendedores ambulantes, con sus reclamos coloridos y chillones, mientras los murmullos del gentío y los cantos de los almuacines llenan la atmósfera de una densa y palpitante vitalidad. A dos pasos de la mezquita, entretanto, el Contador de Historias se prepara para la sesión de la tarde.

A modo de complemento ilustrado, vean el pequeño video adjunto colgado en youtube.

7 comentarios:

Gonzalo («Darabuc») dijo...

En parlava La Vanguardia fa un temps (amb menys extensió). M'alegra veure un nou punt de vista sobre el mateix, fa més fàcil el viatge. Has llegit Narradors de la nit, d'en Rafik Schami? Aquest món hi surt retratat i a mi sempre m'ha semblat un llibre encisador.

Redacción Blog dijo...

Sí, crec, que era Tomás Alcoverro, el corresponsal de La Vanguardia a Beirut, que parlava del Hakaoati de Damasc. De fet, entre Damasc i Beirut hi ha només 100 km, de manera que és territori seu. I amic també del Pablo, el director del Cervantes de Damasc, que és qui m'hi va portar. Gràcies, Gonzalo, pel teu comentari. No conec l'obra que esmentes, me l'apunto i la llegiré.
Fins aviat
Toni

Gonzalo («Darabuc») dijo...

Aleshores potser te'l presento una mica. En Schami és un sirià que viu de fa temps a Alemanya i escriu en alemany, però obres ambientades a Síria. Personalment, m'agrada tot el que he llegit seu, però potser el que més, la novel·la que et deia, que té un punt de 1001 nits, ja que diversos personatges hi narren històries. Però no desvetllo més.

Redacción Blog dijo...

Gràcies, Gonzalo, me'l compraré sens dubte. Per cert, l'altre dia em van regalar un llibre d'un libanès que també té a veure amb tot això: es diu "El Contador de Historias" i és de Rabih Alameddine (Lumen). El coneixes?

Gonzalo («Darabuc») dijo...

No, la veritat és que no en sé res, primera notícia. Ara sóc jo el que en pren nota, moltes gràcies.

Enigma dijo...

Vuelvo a escribir, me había dejado de comentar algo.
Estuve en Damasco hace tres o cuatro años, y vi el personaje del video... no hay comentarios suficientes para describir lo bien que lo pasé, a pesar de no entender ni torta de lo que decía. Compraré el libro que mencionas.

No escribo en catalán pues cometo muchas faltas, cuando era joven estaba prohibido y siempre me dediqué al inglés del cual soy profesora.
Saludos,

Redacción Blog dijo...

Gracias, Enigma, por tus comentarios. Me alegro que te gustara el video. Sí, aunque no se entienda ni torta, es una maravilla escuchar al último contador de historias de Damasco.
Saludos
Toni